Lugares de Interés

Villar de Acero

Versión para escuchar de esta página

Imagen de Villar de Acero

A 20m km de Villafranca, entre La Leitosa y Tejeira y flanqueada a la entrada, a la izquierda, por el castañar de Daquelado, se encuentra Villar de Acero.Su riqueza es su gente, su agua y su monte.En las dos últimas cosas sobrepasa a cualquiera de los pueblos que asientan en la Cuenca del Burbia.Así sus prados longos de ribera, sus lameiras de aguas vírgenes, sus robledales nobles que medran entre el´siempre húmedo acordeón de sus montes.Su caza y su pesca en fin.No se puede hablar de Villar sin hacer mención de sus dos tesoros: Sus ríos que la circundan y que unidos desde el fondo del pueblo tributan conjuntos al Burbia en término de Veguellina-San Cosme y que rivalizan en la dulce frescura de sus bancos de truchas. Y de algunas intrépidas anguilas que,salvando las presas del Sil, o escurriéndose de sus cárceles valcarceñas, suben cimarronas hasta sus pristinos antiguos territorios de aguas puras. Y que hoy, extinguida la nutria, quedan como claro reclamo de su única especie depredadora: El pescador berciano. Y el visitante que puede comprobar la calidad de sus carnes, si sabe hacerse invitar por ROSARIO, especialista en culinaria casera de lujo en Villar.

Sobre el Tejieira está el molino privado de Santiago

Aguas arriba ya solo encontramos a unos 3 km los pueblos que son cabecera de los dos ríos: Tejeira y Porcarizas. Ya detrás de la cordillera de Ancares los pagos hermanos de Lugo. Sobre los ríos de Villar, a modo de centinelas del pueblo, hay sendos molinos: A la salida del pueblo y sobre el Tejieira está el privado de Santiago. Y en el fondo del lugar y sobre el Porcarizas está el comunal, bien restaurado. A los valles de ambos ríos los separa el macizo de Guillarín, un monte de tierra ácida, antaño eden del centeno y del urogallo, hoy paraiso del corzo y del jabalí, que se encuentran como Dios entre la hierba fresca y las castañas del soto que se mantiene y rebrota hacia la media ladera. Su otra gran riqueza, su monte es hoy todo reserva nacional de Caza.Entre Tejeira y Cantejeira, al cobijo de Pena Cebral, se laza ¡capítulo aparte! la primera maravilla de Villar: Su Braña, su Sierra, su Alzada, a la misma altura s.n.m. que Campo del Agua (1330 m) y con la misma función, respecto a su origen matriz: Complemento del cultivo del pueblo y asiento estival de vaqueros.También sus múltiples fuentes curaban. Nada extraño pues la capa freática de la que se nuutren es la misma que la que alimenta a las famosas Fuentes de Tejeira. Cruzada la pista de Icona que atraviesa la Sierra, por su puerto cercano, existe un sendero que directo te lleva en un corto momento a través de un frondoso bosquecillo de altura, a las Fuentes famosas. Alguna curación milagrosa ocurrida en la Sierra, legendaria o real, se ha oido contar a la gente mayor.Desde luego los que subían a tomar sus aguas, al oreo de los aires serranos, bajaban mas sanos despues de los 9 días de rigor. Incluso en el cercano Mosqueiro hay una fuente de hierro que recompone anémicos.Este espacio hoy abierto, seguramente antiguo circo glaciar, hay que verlo despacio. Aún hoy semiabandonado con sus grises cabañas desmochadas conserva ese encanto especial que cautiva al nativo y embelesa al de fuera.